Viajes en familia

4 precauciones que debes tener si viajas a Cancún

Cancún es un lugar que ofrece paisajes espectaculares y hermosas playas con sus arenas blancas y las distintas tonalidades de azules de sus aguas, no sin mencionar su agradable clima en verano, haciendo este viaje como una verdadera experiencia de disfrute y relajación.

También, Cancún es un extraordinario destino turístico para sacarle el mayor provecho a esas vacaciones escolares y compartir un agradable rato en familia y por esta razón, muchas personas lo eligen como uno de los sitios predilectos para este fin.

Precisamente por esa característica de tener un clima cálido y húmedo, en Cancún y en cualquier otro lugar con estas condiciones, se reproducen con mayor rapidez bacterias y patógenos que pueden ser eventualmente perjudiciales para los seres humanos, ocasionando incomodidades y pudiendo interrumpir lo que en principio para nosotros, se trataba de un viaje de placer.

Sin embargo, es bueno tener idea de los riesgos que podemos correr cuando nos disponemos para realizar un viaje, ya que al tenerlos al tanto, podemos tomar las medidas respectivas para evitarlos, especialmente cuando nos realizamos un viaje conhijos, siendo ellos los más vulnerables de nuestro grupo familiar.

En primer lugar y sin tratarse propiamente de una enfermedad, recomendamos la utilización de protección solar, ya que esto puede traer consecuencias como la deshidratación, el enrojecimiento de la piel, pudiendo incluso llegar a ser quemaduras de primer grado, lo cual puede resultar ser muy doloroso y con la posibilidad de generar también otra serie de problemas de salud a largo plazo, derivando en enfermedades. Existen diferentes tipos de factores de bloqueadores solares que te ayudarán a reducir drásticamente los efectos de los rayos ultravioletas sobre la piel sensible de nuestros niños.

Los malestares de las vías respiratorias suelen ser muy frecuentes en Cancún por los cambios bruscos de temperatura que se pueden presentar (como ir del hotel a la playa) como también las lluvias presentes en algunos meses del año.

via GIPHY

Otro de los factores a tener en cuenta cuando realicemos nuestro viaje, son las enfermedades estomacales. Una de esas bacterias, son las responsables de la diarrea por ingesta de algún alimento o agua que estén contaminados. Por eso, es necesario ser muy prudente de los lugares donde comemos con nuestros hijos para evitar este mal o incluso, enfermedades mucho más serias. No solamente se transmiten estas bacterias por el consumo vía oral de alimentos y bebidas, sino también por contacto dérmico, por lo que es muy recomendable llevar gel anti-bacterial para mantener nuestras manos limpias y la de los niños, ya que ellos son muy propensos al contacto con muchas superficies cuando juegan.

Siguiendo la línea de los problemas cutáneos que se pueden sufrir en Cancún, están los referentes a la micosis, es decir, a la aparición de hongos en la piel, producto de las temperaturas propias de esa región. Para evitar esto, se recomienda mantener un excelente aseo personal, cambiarse las prendas que puedan estar húmedas, ya sea por agua o sudor manteniendo de esta manera seca nuestra piel, estando atentos con los niños en este sentido.

via GIPHY

Con todo lo antes expresado, un seguro de viajes es de carácter fundamental para cualquier lugar que vayamos a visitar en el extranjero y está mucho más que justificado si ese viaje lo hacemos con nuestros hijos. El seguro de viaje nos puede ser de gran utilidad en cualquiera de los casos de enfermedades leves o de enfermedades mucho más delicadas que requieran de alguna intervención médica inmediata para evitar daños irreversibles en la salud o incluso la muerte.

Existe una gran variedad de coberturas de seguros de viaje y con diferentes límites de cobertura. Tienes que tener muy en cuenta que dependiendo el país al que te dirijas, necesitarás una cobertura mayor o menor según sea el caso, ya que no sería el mismo monto de alguna factura médica en un país como Estados Unidos como lo podría ser en Panamá.

En caso de que el accidente o enfermedad sea de tal grado que se requiera traslado del paciente a otro centro hospitalario o al lugar de origen del viajero, nuestro seguro de viajes podría cubrir el mencionado traslado y los gastos de manutención y hospedaje.

Pero no todo lo del seguro de viajes se reduce a la cobertura de facturas médicas. Con ellos también puedes tener gran ayuda en caso que se te extravíe tu equipaje, pudiendo ser indemnizado por tu pérdida.

Son muchas las bondades que ofrece nuestro seguro de viaje, por las que no lo veas como un gasto. Esperamos que hayan tomado en cuenta nuestras recomendaciones y les deseamos ¡Buen viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*